Monthly Archives: August 2010

Estimulación Cognitiva Comunicativa

Aracely Dominguez G.
Valentina Osses M.

Fonoaudiólogas.

Debido a que el porcentaje de adultos mayores en la población mundial ha aumentado, la preocupación por mantener activas a (este grupo etario) las personas mayores luego del término de su vida laboral también se ha incrementado, es por esto la creación de centros, instituciones e instancias para reunir y compartir experiencias lo cual hace menos impactante el cambio.

Durante el envejecimiento normal se producen cambios significativos a nivel físico, cognitivo y social, los cuales no se deben relacionar con trastornos o enfermedades.

Dentro de los cambios más significativos que ocurren en el adulto mayor, están los cognitivos, los cuales afectan directamente a la comunicación.

Estos cambios cognitivos son; alteración en la memoria operativa, lo que explicaría las dificultades en mantener un tema de conversación y comprensión de información.

Además se altera la inhibición, la cual afecta el mantener un tema de conversación o en realizar actividad de forma más rápida, ya que pierden mucho tiempo prestando atención a estímulos inadecuados para esa situación comunicativa.

Otro cambio que se produce es el enlentecimiento, la cual es la característica más evidente en el envejecimiento.

Existen cambios en la comunicación propios de la edad los cuales se centran en tres puntos; el acceso al léxico, la alteración de la sintaxis y la organización del discurso.

Uno de los cambios más características de la adultez, es el acceso al léxico, donde existen una incapacidad para recuperar palabras al expresar algo especifico, a pesar que ya sean conocidas y aprendidas durante la vida. Se conoce este proceso comúnmente como “punta de la lengua”, presentando dificultades principalmente para encontrar nombres propios, compensando con expresiones vacías.

También se altera la sintaxis, evidenciando problemas en la comprensión, uso y repetición de oraciones complejas debido a los problemas de la memoria operacional y de la inhibición explicados anteriormente.

Otra habilidad alterada, es la organización del discurso, lo cual caracteriza el discurso que utiliza el adulto mayor; alteraciones en mantener la conexión de la información, pierden fácilmente el hilo conductor de la conversación, dan ideas simples y por sobretodo no logran un esquema correspondiente a un discurso complejo para una persona adulta.

La labor como Fonoaudióloga es estimular las habilidades alteradas a nivel comunicativo, cognitivo y social, haciendo que los cambios no afecten mayormente la interacción y la calidad de vida de los adultos mayores.

Evaluación de Personalidad

Ana María Morales A.

Psicóloga.

Desde tiempos inmemoriales el ser humano ha intentado conocer y entender su propio comportamiento y el de los demás, (es así que surgen las primeras nociones y explicaciones del funcionamiento del aparato mental.)

A pesar de creer que “nos conocemos”, en diversas ocasiones nos sorprendemos frente a conductas que emitimos, las cuales nos resulta difícil explicarnos.

¿Por qué reaccionamos con tanta rabia frente a un problema?, o ¿nos molesta profundamente la actitud de alguna persona que estimamos?, o bien ¿por qué nos produjo una pena profunda cierta situación que parecía irrelevante?, es así, que continuamente nos enfrentamos con estas interrogantes a lo largo de la vida.

Pero, si estas reacciones o conductas no provocan mayores conflictos en nuestra vida diaria, nos puede producir curiosidad, tal vez lo conversemos con un amigo, leamos algunos artículos relacionados, pero no  tendrá mayor relevancia en nuestra cotidianidad.

Diferente es, si estos comportamientos nos provocan conflictos, ya sea a nivel personal, familiar, social o laboral. Es ahí donde debemos consultar a un especialista, para que nos ayude a comprender nuestras reacciones, las cuales van a estar determinadas por nuestra personalidad.

Personalidad, la vamos a entender como una organización estable donde sus procesos y funciones se van a manifestar en nuestras conductas, tiene que ver con nuestra manera habitual de ser, como nos vamos a relacionar tanto con nuestro mundo interno como con las personas que nos rodean. La personalidad es lo que nos indica como somos, y además, es lo que nos hace únicos y diferentes.

Cuando hablamos de personalidad debemos diferenciarla de dos conceptos con los cuales a veces se confunde, que son carácter y temperamento.

Carácter lo entendemos, como  las características que se van adquiriendo durante el desarrollo, mediante la socialización y va a tener relación con las normas sociales, es el resultado de cómo influyen las relaciones que establecemos y la educación.

Por otro lado el temperamento depende de una predisposición biológica básica hacia ciertos comportamientos. Y consiste en el modo afectivo de como se viven diferentes situaciones. Así por ejemplo tenemos temperamentos irritables, fríos, emotivos o cálidos, entre otros.

Cuando consultamos a un especialista debido a los problemas que se generan por nuestra personalidad, este, cuenta con diversas herramientas para poder realizar un diagnóstico.

Dentro del proceso de evaluación es posible realizar un Psicodiagnóstico, donde además de las entrevistas, uno de los test más usados es el test de Rorschach.

El test de Rorschach es un test proyectivo, donde a partir de un estimulo inestructurado, la persona que está siendo evaluada elabora una respuesta.

De acuerdo a estas respuestas es posible conocer su funcionamiento intelectual, afectivo, sus motivaciones, temores, impulsos y afectos. Cuales son los rasgos predominantes de su personalidad, sus principales mecanismos defensivos frente a las situaciones que le provocan angustia.

A través de las respuestas que nos entregue y como las explica o justifica, nos permite entender como esa persona organiza su visión del mundo tanto interno como externo, como establece sus relaciones con los demás y con sus propios aspectos y conflictos. Como se constituye su función de identidad. Nos permite visualizar su conflictiva predominante.

Es así, que el test de Rorschach es un instrumento de gran ayuda y apoyo a las entrevistas clínicas, las cuales son fundamentales en el proceso de evaluación de la personalidad.

About Ana María Morales A.

Titulada de Ingeniero Comercial y Psicóloga. Especialidad: Psicodiagnóstico.

Dañar el propio cuerpo no es el mejor método para liberar tensiones

Dr. Armando Nader

1. ¿Cuáles son las principales autoagresiones que se observan en los jóvenes?

Dañar el propio cuerpo, también llamado Síndrome de autodaño corporal, autolesión o automutilación tiene como conductas autoagresivas más frecuentes los  cortes, golpes y quemaduras con cigarros, lejos son los cortes los más frecuentes, los efectúan en el antebrazo izquierdo (si son diestros), en los muslos y más raramente en el abdomen.

La frecuencia en la población general es aproximadamente del1.5% y en adolescentes esta puede alcanzar hasta un 12%. En todo caso, en nuestra experiencia, en adolescentes entre 13 y 21 años que nos consultan debido a problemas de conducta o de abuso de sustancias, con un trastorno de la personalidad y/o una enfermedad bipolar, descubrimos en 1 de cada 5 un síndrome de automutilación (SAM).

2. Entre qué edades es más frecuente que se presenten estas conductas?

En nuestro grupo de trabajo, los adolescentes que se dañan,  tienen entre 12 y 13 años hasta 21 ó 25, y es el grupo etario en que se da con mayor frecuencia. La mayoría, casi el 80% son mujeres.

Además atendemos  algunos adultos con SAM, pero son muy raros en frecuencia y con patología mucho más grave.

3. ¿Cuál es la explicación de estas conductas?

Este síndrome está relacionado con factores biológicos, sociales, y psicológicos.

Hasta ahora nos parece que siempre hay patología asociada que contribuye a este cuadro, lo más frecuente es una Enfermedad Bipolar Mixta y un Trastorno del Desarrollo de la Personalidad.

Me voy a referir a una situación en especial, prefiero describir una explicación del acto automutilatorio mismo: pasa que en general, son adolescentes que tienen una mayor dificultad para descubrir y expresar sus emociones (alexitimia) especialmente las más dolorosas y molestas como la rabia principalmente y también otras como la angustia y la culpa. Otras veces reconocen esta emoción negativa pero no pueden, no saben como modularla, expresarla, liberarse de ella. Entonces, gatillado por algún conflicto externo, o interno se dispara esta emoción, los invade, los inunda, los confunde, los separa de la realidad, se despersonalizan, entran en un Estado Crepuscular (es decir solo perciben la realidad inmediata del estado anímico que la domina), el que dura solo algunos segundos. Frente a esta sensación que es casi una disestesia, descubren que apretarse las manos, fortuitamente clavarse las uñas, o un rasguño, los alivia, de allí a tomar un tip-top, hacerse un corte y sentir alivio hay un paso. Otros impulsivamente toman un objeto punzante o cortante y se hieren encontrando alivio, es algo que realizan intuitivamente sin una explicación coherente de cómo se les ocurrió esto; es muy raro que lo hagan copiando una conducta de otros como pudiera estar reportado en la literatura extranjera. Además de liberarse, nuevamente contactan con la realidad circundante y consigo mismos, se reintegra la personalidad. No toman en cuenta las consecuencias negativas y el daño a posterior .

4. ¿Qué puede hacer un padre o un adulto frente a un niño que se autolesiona?

Primero quiero aclarar que es muy raro que un adolescente consulte por AM, la mantienen oculta, nosotros frente a ciertos signos o cierta patología, preguntamos y entonces “descubrimos” estas conductas.

Ahora, la verdad es que los padres son los últimos en enterarse, los chiquillos ocultan estas lesiones, se entiende que no quieren llamar la atención, el objetivo es terminar, de una manera anormal, con el sufrimiento interno. Generalmente el pololo o una amiga o compañera de curso, informa a un profesor o si hay algún grado de confianza , a un hermano u otro familiar de ella y por ahí se enteran los padres. Estos deben escuchar, acoger, apoyar, ofrecerles la posibilidad de buscar ayuda profesional. No contribuye y se despiertan  aún más reacciones contrarias, el retarlos, prohibirles que ese hagan daño o castigarlos.

5. ¿Me puede contar algún caso de autolesiones que usted hayan tenido que tratar?  El conocer estos ejemplos será de mucha utilidad para orientar a los padres y a los adolescentes.

Paulina es una adolescente de 17 años, cursa III Medio en un colegio particular. Ambos padres son profesionales y tienen una aparente buena relación. De condición socio-económica alta, viven en el barrio alto. Son tres hermanos y ella es la mayor.

Consultó traída por su madre debido a que desde unos dos años atrás presenta un ánimo inestable y  un temperamento impulsivo, algo conflictiva y explosiva, con una baja en su rendimiento escolar. Luego de varias sesiones de estudio, concluímos como diagnóstico: una Enfermedad Bipolar Mixta  y un Trastorno del Desarrollo de la Personalidad.

Durante el tratamiento y preguntando dirigidamente encontramos que Paulina vive en constante conflicto con sus padres, pues ellos la restringen en los permisos para salir con sus amigos, ya que no respeta horarios y se ha excedido en la ingesta de alcohol.

Así, una de tantas noches de fin de semana pide permiso o más bien anuncia que saldrá; los padres le prohíben, le ordenan, sin mayor explicación que no, que se quede en casa. Luego de una larga discusión, muy molesta, francamente muy molesta sube al segundo piso, entra a su dormitorio, toma impulsivamente un tip-top que encuentra sobre su mesa-escritorio y bruscamente se autoinfiere dos cortes en el antebrazo izquierdo, luego que aparece algo de sangre, se calma, se siente desahogada, es una verdadera catársis. Esta conducta la ha repetido varias veces en el último tiempo.

En las sesiones posteriores, nos cuenta que su intención no es el suicidio, tampoco llamar la atención, es solo liberarse de sensaciones tan molestas que no puede tolerar. Descubre que dichas sensaciones son de: rabia, frustración e impotencia como reacción a la negativa de sus padres en contraposición con sus propios deseos y su temperamento.

Los medicamentos y una larga Psicoterapia han logrado, luego de aproximadamente dos años, estabilizar el ánimo, su temperamento y que la paciente pueda manejar por lo tanto sus emociones negativas no efectuándose más cortes. Ahora enfrenta y resuelve las realidades que la vida le impone, ya no las evita ni busca métodos que la pueden llevar a complicaciones tan graves como la automutilación, es decir liberarse a través del alcohol, las drogas, las conductas promiscuas y  las de riesgo (como conducir a alta velocidad, snowboard en sitios agrestes y otras semejantes).

6. Dañar el propio cuerpo no es el mejor método para liberar tensiones.

Primero por el daño físico que acarrea. Pero, y lo más importante, es que el adolescente evita enfrentar el conflicto que desencadena la conducta, evita elaborar el sentimiento displacentero que lo lleva a esta conducta, en fin evita aprender a enfrentar los muchos problemas que la vida presenta. Queda entonces sumergido en una patología que impide su desarrollo personal sano y enriquecedor: estudiar, trabajar, tener una pareja y lograr un sentido en su vida.

Como ya dije, es mejor buscar una ayuda profesional y el apoyo familiar, que lo llevaran en definitiva, a mejorar este estado.

About Armando Nader N.

Médico Psiquiatra. Universidad de Chile. Atención de adultos y adolescentes. Desarrolla su trabajo en el área de la Psiquiatría Clínica, la que combina el estudio biológico y psicológico del paciente, tanto de los Trastornos Psiquiátricos como de la Medicina Psicosomática.

Psicoterapia y Psicoastrología

La psique parece ser un territorio bastante complejo de excursionar porque no todo lo que parece ser, es, y no siempre aquello que creemos que nada vale puede terminar siendo enormemente valioso para nuestras vidas. La maravillosa dinámica que se da entre el conciente (aquello que conocemos) y el inconsciente (aquello que desconocemos) suele llevarnos a parajes desconocidos y muchas veces vestido con ropajes conocidos.

Podemos ver la psique como un enorme paisaje en que para conocerlo – aunque sea parcialmente – deberemos adentrarnos en su reino. Un reino, lleno de diversos personajes que aparecen y desaparecen según las tramas que se van desarrollando; llenos de sorpresas que nos alegran o asustan según el momento o lugar en que estemos; también un lugar con volcanes rugientes y suaves lomas y tranquilas lagunas; o con vientos huracanados que arrasan con todo, pero también con tibias tardes estivales que invitan a la reflexión y a la contemplación. Es el lugar donde estamos. Ahí somos.

Generalmente tomamos conciencia de este reino y queremos conocerlo cuando algún dolor nos aprieta o nos sentimos en medio de una tormenta: una crisis apareció en nuestra vida.

Los psicólogos tenemos varias herramientas para incursionar en tan vasto reino y una de ellas es la carta astrológica. Ella es un mapa que nos puede orientar, primero indicándonos nuestro potencial – que es tal vez lo más básico – para iniciar la exploración y segundo, ocupando la rica simbología que nos ofrece, podemos ver como van apareciendo ante nuestros ojos innumerables personajes que ni siquiera sospechábamos de su existencia y que juegan significativos papeles en este reino.

Cada símbolo que aparece en la carta representa un personaje, que según sea su calidad o grado de expresión, jugará un determinado papel en la vida de la persona. Así, si es temeroso, tal vez no se atreva a mostrarse y debamos ayudarlo un poco si queremos conocerlo. Y al mismo tiempo cada símbolo representa aspectos del yo, conscientes, con los cuales nos identificamos y otros inconscientes que posiblemente, por su historia de vida, los mitos familiares, la cultura y sociedad, creencias, traumas, etc. permanecen ocultos, fuera de nuestro alcance y comprensión.

Se puede transformar en un problema serio cuando estos personajes ocultos se toman el reino y  comienzan a dirigir o reinar. Y como no los conocemos, poco o nada entendemos qué nos quieren decir (si es que nos quieren decir algo) ya que a veces, han logrado escaparse del dominio del yo y de la razón, y actúan con completo descontrol.

También nos desconciertan la convivencia dentro de nuestra psique – cuando le hemos entregado el mando al yo racional, lógico y lineal – ciertos personajes que parecen oponerse entre sí y tenemos que lidiar con la sensación que “somos” dos personas en una, como por ejemplo cuando nos sentimos una persona amable y pacífica, pero habitualmente estamos enfrascados en peleas o discusiones que nos dejan mal y peleados generalmente con las personas que queremos.

Todas estas fuerzas que conviven dentro nuestro (o lo que somos) son susceptibles – hasta ciertos límites – de ser dirigidas constructivamente y para ello es necesario tomar consciencia de cuáles son, descubrir cuáles son nuestras pautas o patrones que repetimos constantemente y preguntarnos por qué y para qué.

En este sentido, la carta astral es una herramienta de incalculable valor que no sólo nos habla de los potenciales con que nacemos o rasgos de carácter sino que nos cuenta una historia, nuestra historia sin máscaras, sin juicios, sin evaluación. Pura, trágica o cómica, pero por sobretodo, bella y única.  La carta nos brinda la posibilidad de dialogar con nosotros mismos en forma abierta y sincera y lo que es mejor nos brinda la posibilidad de moldearnos de manera diferente, de cultivar actitudes diferentes tanto frente a sí mismo como ante los demás y finalmente, se nos abren las puertas de la comprensión y de la compasión como una de las formas más sublime del amor.

About Haydée Cuadra L.

Psicóloga Clínica, U. La República; Magister en Psicología de la Adolescencia U. del Desarrollo y Postítulo en Terapias Sistémicas Postracionalistas. Autodidacta en Psicoastrología desde 1983. Actualmente trabaja como docente en la Universidad del Desarrollo, en terapia en consulta privada y talleres de autoconocimiento a través de la Carta Astral (Psicoastrología).