Tag Archives: Signos

Psicoterapia y Psicoastrología

La psique parece ser un territorio bastante complejo de excursionar porque no todo lo que parece ser, es, y no siempre aquello que creemos que nada vale puede terminar siendo enormemente valioso para nuestras vidas. La maravillosa dinámica que se da entre el conciente (aquello que conocemos) y el inconsciente (aquello que desconocemos) suele llevarnos a parajes desconocidos y muchas veces vestido con ropajes conocidos.

Podemos ver la psique como un enorme paisaje en que para conocerlo – aunque sea parcialmente – deberemos adentrarnos en su reino. Un reino, lleno de diversos personajes que aparecen y desaparecen según las tramas que se van desarrollando; llenos de sorpresas que nos alegran o asustan según el momento o lugar en que estemos; también un lugar con volcanes rugientes y suaves lomas y tranquilas lagunas; o con vientos huracanados que arrasan con todo, pero también con tibias tardes estivales que invitan a la reflexión y a la contemplación. Es el lugar donde estamos. Ahí somos.

Generalmente tomamos conciencia de este reino y queremos conocerlo cuando algún dolor nos aprieta o nos sentimos en medio de una tormenta: una crisis apareció en nuestra vida.

Los psicólogos tenemos varias herramientas para incursionar en tan vasto reino y una de ellas es la carta astrológica. Ella es un mapa que nos puede orientar, primero indicándonos nuestro potencial – que es tal vez lo más básico – para iniciar la exploración y segundo, ocupando la rica simbología que nos ofrece, podemos ver como van apareciendo ante nuestros ojos innumerables personajes que ni siquiera sospechábamos de su existencia y que juegan significativos papeles en este reino.

Cada símbolo que aparece en la carta representa un personaje, que según sea su calidad o grado de expresión, jugará un determinado papel en la vida de la persona. Así, si es temeroso, tal vez no se atreva a mostrarse y debamos ayudarlo un poco si queremos conocerlo. Y al mismo tiempo cada símbolo representa aspectos del yo, conscientes, con los cuales nos identificamos y otros inconscientes que posiblemente, por su historia de vida, los mitos familiares, la cultura y sociedad, creencias, traumas, etc. permanecen ocultos, fuera de nuestro alcance y comprensión.

Se puede transformar en un problema serio cuando estos personajes ocultos se toman el reino y  comienzan a dirigir o reinar. Y como no los conocemos, poco o nada entendemos qué nos quieren decir (si es que nos quieren decir algo) ya que a veces, han logrado escaparse del dominio del yo y de la razón, y actúan con completo descontrol.

También nos desconciertan la convivencia dentro de nuestra psique – cuando le hemos entregado el mando al yo racional, lógico y lineal – ciertos personajes que parecen oponerse entre sí y tenemos que lidiar con la sensación que “somos” dos personas en una, como por ejemplo cuando nos sentimos una persona amable y pacífica, pero habitualmente estamos enfrascados en peleas o discusiones que nos dejan mal y peleados generalmente con las personas que queremos.

Todas estas fuerzas que conviven dentro nuestro (o lo que somos) son susceptibles – hasta ciertos límites – de ser dirigidas constructivamente y para ello es necesario tomar consciencia de cuáles son, descubrir cuáles son nuestras pautas o patrones que repetimos constantemente y preguntarnos por qué y para qué.

En este sentido, la carta astral es una herramienta de incalculable valor que no sólo nos habla de los potenciales con que nacemos o rasgos de carácter sino que nos cuenta una historia, nuestra historia sin máscaras, sin juicios, sin evaluación. Pura, trágica o cómica, pero por sobretodo, bella y única.  La carta nos brinda la posibilidad de dialogar con nosotros mismos en forma abierta y sincera y lo que es mejor nos brinda la posibilidad de moldearnos de manera diferente, de cultivar actitudes diferentes tanto frente a sí mismo como ante los demás y finalmente, se nos abren las puertas de la comprensión y de la compasión como una de las formas más sublime del amor.

About Haydée Cuadra L.

Psicóloga Clínica, U. La República; Magister en Psicología de la Adolescencia U. del Desarrollo y Postítulo en Terapias Sistémicas Postracionalistas. Autodidacta en Psicoastrología desde 1983. Actualmente trabaja como docente en la Universidad del Desarrollo, en terapia en consulta privada y talleres de autoconocimiento a través de la Carta Astral (Psicoastrología).